Islas Cies Blog Rotating Header Image

Inmigración

Ya no es portada, pero la tragedía continua

Hoy me ha costado encontrar, en las diversas páginas digitales, lo que yo creía debía ser una noticia de mucho interés humano, “Al menos 15 de los 21 fallecidos en Lanzarote eran menores”.
Cayuco en TenerifeNo hace mucho el drama diario de las migraciones ocupaban portadas y abrían telediarios, hoy los problemas de la economía, las huelgas de la justicia y sobre todo la basura que producen los políticos al utilizar los bienes públicos para favorecer sus negocios particulares, hacen que este drama casi diario se pierda muy abajo en los diarios digitales.

Foto | EFE

Pan

Miradas que suplican

bebes en patera, inmigrantesMientras los poderosos del G-8 comen, ríen y hacen caso omiso a las peticiones de las agencias de la ONU para luchar contra el hambre y la pobreza, África es incapaz, por si sola, de cubrir las necesidades mínimas de los suyos. Estos últimos se ven obligados a arriesgar sus vidas y las de sus seres queridos, para tener una opción a una vida mejor.

Nosotros los poderosos no les ayudamos allí, pero tampoco los queremos aquí, tal situación es aprovechada por seres sin escrúpulos dispuestos a enriquecerse embarcando ilusiones con un final incierto. Un drama diario que empieza a no afectarnos por repetitivo.

Más y mejor en:
Escolar. net | Una mirada al horror.
La Huella Digital | El tercer o cuarto mundo están ahí al lado.

Foto | publico.es

Actualización a el 11 de julio a las 16.30 horas
Un muy buen post del amigo Guillermo Pardo en su Migramundo. “Seguirán viniendo para morir entre nosotros”.

Los caminos de Europa

Estaba con otras cosas cuando surgió la propuesta europea de las 65 horas semanales y cuando vi la campaña en contra en NetoRatón 2.0, en ese momento tome nota para sumarme y hasta hoy no he podido repasar mis notas.
65 horasCada día compruebo como Europa está dando pasos atrás, primero con el control y detención de los inmigrantes, el control de los autores de blogs y ahora se añade que como somos unos vagos, debemos trabajar más.

También compruebo como la Europa social o de los ciudadanos y la Europa de los gobernantes llevan caminos distintos, Irlanda ha dicho que a pesar de ser uno de los países más favorecidos con las ayudas comunitarias y que gracias a ellas está en una situación al día de hoy privilegiada, dice que no quiere la Europa que le pintan en el Tratado de Lisboa.

Me ha sorprendido la reacción de los socios europeos, desde los que afirman que es una desaceleración institucional -la palabra crisis no gusta a nadie que gobierna-, hasta un que se debe repetir la consulta, esto quiere decir que digan lo que digan los ciudadanos europeos, los gobernantes europeos van a seguir con lo suyo.

Me sumo al rechazo frontal a:

  • que exista una directiva, que permita detener a unos sin papeles más tiempo que a uno con papeles.

  • que intenten acabar con logros sociales, implantando la posibilidad -ni siquiera pactada- de una semana laboral superior a la que existe.

  • que como nos les gusta el desarrollo que las bitácoras están alcanzando y no tienen su control, traten de inventarse un carnet de blogger.

  • que se burlen de los ciudadanos menospreciando resultados de consultas democráticas.

Sobre inmigración y discriminación

Volvemos a querer ponerle puertas al campo, el conseller valenciano de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, quiere que los extranjeros firmen el contrato de integración, el mismo que defendía Rajoy durante la campaña electoral.

Tienen que asumir “nuestro modelo de convivencia y nuestra escala de valores” y “el no cumplimiento del compromiso hace imposible la integración” dice él.

Resulta tan difícil entender que un inmigrante, primero no lo haceinmigracion paella por gusto y segundo, cuando llega a una nueva tierra lo que busca es trabajar y lo que desea es que alguien le facilite ese trabajo. Hay que buscar que empresario y trabajador se encuentren en un marco legal y que lo que se firme sea un contrato de trabajo.

Desde ese mismo momento la integración ha empezado, acabará firmando una hipoteca, la admisión de sus hijos en el colegio, el pago de sus impuestos, el préstamo para el coche y los mil actos que todo ciudadano realiza a lo largo de su vida y sin lugar a dudas le gustará la paella, asistirá a las Fallas, visitará Elche, Peñiscola y cuanto pueblo bonito se le ponga por delante y disfrutará de sus arenales.

Así es como obtenemos al inmigrante integrado, pagando sus impuestos y disfrutando de los servicios sociales que le corresponden, participando así en la prosperidad y mayor grandeza de la Comunidad Valenciana, ¿qué más quiere señor Camps?.

[Foto | FlickrCC]