La presunción de inocencia

Un informe médico culpa a Diego Pastrana de la muerte de la hija de su novia, es considerado autor de las lesiones y la agresión sexual a la niña de 3 años; su novia indica que los golpes son debidos a una caída de un columpio unos días antes.

Los medios de comunicación difunden a toda pastilla su detención y su imagen saliendo esposado de comisaria -cuando son políticos algunos medios cargan contra la justicia-, en los titulares la palabra ‘presunto’ o ‘presuntamente’ brilla por su ausencia y el linchamiento en los comentarios de los medios digitales es total.

Un posterior informe forense señala que la niña murió a consecuencia de un golpe que recibió al caerse en una zona infantil, un auto del juez ordena poner en libertad sin cargos a Diego Pastrana.

Ha funcionado el Estado de Derecho, pero han fallado los servicios médicos, al emitir un primer informe quizá muy a la ligera y sin valorar las posibles consecuencias, y han fallado los medios de comunicación al hacer culpable a un hombre inocente, han pisoteado lo que consagra la Constitución en su artículo 24.2, la presunción de inocencia y lo que es más grave pocos lo han reconocido. Necesaria reflexión para que no se repita y no se dejen llevar por el morbo.

Mil millones por mil millones

Según estima la FAO, este año en el mundo hay 1.020 millones de personas con hambre. Sin embargo, también habrán 1.600 millones de personas online hoy.  Trabajemos juntos para ayudar a los mil millones de personas con hambre. Tu puedes cambiar esto. Ve a wfp.org/es/1000millones y averigua como.

Vía | McShuibhne